EL REY DE LOS ESTUPIDOS: WILLY TOLEDO


Guillermo Toledo Monsalve, más conocido como Willy Toledo, es un actor español, a decir de muchos de segunda o tercera fila, que se ha posicionado en el candelero noticioso no por su talento actoral o calidad interpretativa sino por ser un experto y concienzudo regurgitador de mendacidades y paranoicas opiniones. La última perla de su cosecha es la que se relaciona con el atentado en contra de la revista Charlie Hebdo. Según Toledo, un montaje.

Guillermo Toledo Monsalve, el Rey de los estúpidos.

Guillermo Toledo Monsalve, el Rey de los estúpidos.

Porque Willy Toledo no ha tenido reparos en calificar como una “farsa” el “presunto” asesinato ocurrido esta semana en Francia. En su opinión, la matanza “a quemarropa de un policía francés, a manos también de un presunto terrorista islámico, no es ni más ni menos que un burdo montaje”. Con el paso de las horas, lejos de rectificar, el actor sigue empeñado en defender su alocada teoría conspirativa. Para ello, no duda en dar pábulo a los rumores que vinculan a los hermanos Kouachi con los servicios secretos franceses. Todo vale, incluido la difusión de enlaces a páginas de periodismo basura, en lugar de reconocer su error.

( El Plural.com)

Por: Mario Satz- http://www.porisrael.com

Si los estúpidos, que son legión, tuvieran un rey, ese rey sería el actor español de segunda Willy Toledo, la mediocridad de cuyo pensamiento político es por de todos conocida. Decir, como ha dicho, que el vídeo que muestra a uno de los asesinos musulmanes de París rematar a un policía malherido que está en el suelo ¡es un montaje!, agrega un galón más a la mencionada estupidez. Más gente, insiste el tal Willy ( me pregunto por qué no se llama Guillermo, que es menos imperialista ), matan el Pentágono, la Otan e Israel, en ese orden. O sea que buen favor les hace a los islamistas, que están sufriendo lo suyo y son pacíficos y bondadosos y simplemente se defienden desparramando su ira por el mundo. Willy Toledo es el síntoma de que Europa está enferma, y que el odio a los valores occidentales en la boca de un occidental es el principio del fin, la decadencia de la decadencia. Estamos ante un caso de masoquismo agudo, del tipo de ´´merecemos los que nos pasa.´´ Y lo peor de todo es que el señor Toledo no es el único entre los actores, un gremio del que uno no sabe bien por qué surgen opinadores idiotas como setas después de la tormenta.

Ahora sólo nos falta que  Bardem se compadezcan de los terroristas asesinados.
La verdad es que son ellos, los islamistas, quienes han declarado la guerra a Europa y están cosechando entre los partidarios europeos de la derecha los odios con los que hasta ahora no habían contado. El Islam que quiere pasar por bondadoso, entretanto, no sale en masa a repudiar el crimen, y mientras eso no ocurra la alta voz del Estado Islámico felicitándose de ese execrable acto y de los que vendrán, se oirá mucho más fuerte que la de los pacíficos. Esa es la triste realidad. De los cinco millones de musulmanes que tiene Francia debería manifestarse al menos el diez por ciento para que podamos creer en sus buenas intenciones y su no complicidad con una ideología mortal y mortífera. Sea como sea, el tiro les ha salido por la culata a los hermanos yihadistas afortunadamente muertos: Europa comienza a olfatear la magnitud del problema, la profundidad de ese mal que se alberga en sus entrañas y al que sin querer alimenta. Resolver el conflicto será imposible hasta que no se comprenda el carácter religioso y fanático de nuestros enemigos.
La prensa que confiesa que todos somos Charlie, y que en muchos casos está comprada por el dinero árabe, se esfuerza por no herir susceptibilidades cuando se trata del Islam y en cambio, al igual que Willy Toledo, rara vez llega al fondo del asunto y hasta cree que si Francia, Inglaterra y otros países no se aliaran con los norteamericanos en la guerra de Siria, ¡habría paz en el interior de sus fronteras! Pero el fundamentalismo no tiene nada que ver con lo que hacemos o dejamos de hacer: manifiesta aquí y allá el plan de islamizar el mundo, el irrenunciable deseo de someterlo por completo a las negras banderas del crimen y el desprecio, para lo cual tiene que arrasar con todo lo que encuentre a su paso, periódicos satíricos o hipermercados kosher. Estamos, pues, ante un caso de salud pública, ya que se trata de una especie de peste para la cual aún no hemos encontrado la vacuna.
Hasta que eso no ocurra, me temo que los Willy Toledo seguirán diciendo que el Ebola es una invención de los norteamericanos, los judíos conspiran en la sombra y el capitalismo nos arrastra al infierno. Nada, la misma mierda de siempre en boca del rey de los estúpidos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad, Bulos, conspiraciones y otros engendros, Israel y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL REY DE LOS ESTUPIDOS: WILLY TOLEDO

  1. Pingback: Bitacoras.com

Exprésate, opina; esa es la idea, con una salvedad: si quieres trolear vé a otro lado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s