Honorables promotores de la muerte.


Por fín se vislumbra una solución pacífica y humanitaria para el conflicto de Siria: ¡Rusia comenzó a bombardear!

Si de algo no precisaba esta dantesca guerra civil que tiene lo que queda de Siria por escenário, es la entrada en accion del ejercito ruso, al dictado de Putin y de sus particulares intereses geoestratégicos

Si de algo no precisaba esta dantesca guerra civil que tiene lo que queda de Siria por escenario, es la entrada en accion del ejército ruso, al dictado de Putin y de sus particulares intereses geoestratégicos

Indudablemente esta fecunda iniciativa tiene aspectos muy interesantes y podría llevar a la paz a breve plazo. O no. Pero sí plantea una nueva variante en un conflicto que parecía estancarse.

Es cierto que la intervención del ejército ruso podría causar algunas víctimas inocentes junto a otras numerosas culpables. Pero como a esta altura del conflicto esta distinción es más bien borrosa, parece no importarle demasiado a ningún gobierno.

Por otra parte, la opinión pública mundial no suele preocuparse en general por los muertos de fabricación rusa. Además hay razones humanitarias muy poderosas: Rusia desea conservar a toda costa su base militar en Tartus, y si ello debe ser pagado con más sangre siria, Vladimir Putin está dispuesto a aceptar que su pueblo haga ese sacrificio.

Obviamente la intervención rusa ha sido recibida en el mundo con amistosa cautela. Después de todo, aún una Rusia venida a menos es una potencia importante y su capitalismo salvaje – y discretamente mafioso – es mirado con bondadosa indulgencia por los nostálgicos de la revolución mundial.

Lo mismo es válido para el otro exitoso promotor de la muerte en Siria, en Irak y los alrededores: el régimen teocrático iraní. ¿Quién sino el régimen iraní promovió la revolución islámica que le permitió deglutir civilizadamente Líbano? ¿Quién sino el ejecutivo de Teherán apuntaló al régimen de Bashar al-Assad facilitándole la noble tarea de llevar al otro mundo a gran parte de su pueblo y de ahuyentar al resto? ¿Quién sino el Irán trata de unir a todo el mundo musulmán en torno a la sagrada misión de destruir al Estado judío imitando la gesta de la Alemania de Hitler entre 1939 y 1945 tan admirada en entorno árabe? Eso sí, debe luchar contra la competencia, una organización sunnita llamada Estado Islámico, que se especializa en separar cuerpos de cabezas con singular virtuosismo y que por ahora limita sus ambiciones a conquistar todo Oriente Medio dejando al resto del planeta para más tarde.

En contraste con la ligera molestia que producen los inconvenientes causados por la guerra santa del Estado Islámico, las hazañas de los muy religiosos gobernantes de Irán, incluyendo ahorcamientos de disidentes, son contempladas con silencioso respeto por el mundo que está muy orgulloso del acuerdo sobre el proyecto nuclear que podría permitir la clase de desarreglos con los que el Líder Supremo (o en su versión alemana, el Fhürer) espera llevar a cabo su modesto propósito de imponer el islam en todo el mundo (eso sí, en su versión chiíta).

Nada de eso preocupa demasiado a los profesionales de la indignación en el mundo. No hay manifestaciones contra los beneméritos promotores de la muerte y sus queridos aliados, ni existe molestia alguna porque la Iglesia Ortodoxa Rusa haya bendecido las bombas rusas (que como advirtió tímidamente una madre siria, también matan a niños sirios). Todo el mundo se ha olvidado prudentemente de los niños muertos por los barriles incendiarios arrojados por la aviación de Bashar al-Assad, incluyendo por supuesto a los intelectuales comprometidos, que están sumamente ocupados en la contemplación lírica del propio ombligo.

En cambio, en contraste con esta frenética inactividad, los palestinos, que están indignados por haber sido olvidados por el mundo, han comenzado a matar civiles israelíes. Y esta vez han asumido protagonismo los activistas autoconsiderados «pacifistas» de Al Fatah, enemigos jurados de su nada pacífico competidor, Hamás.
En una singular muestra de sus buenas intenciones, destinada a demostrar que se sienten consubstanciados con la piadosa doctrina islamista de que el más violento siempre tiene razón, han apoyado la valiente campaña de jóvenes palestinos armados contra familias israelíes desarmadas.

En este sencillísimo panorama, no faltan quienes desean solucionar el problema palestino precisamente ahora, o sea lo antes posible. Consideran que es el momento ideal ya que existe el clima adecuado. Por supuesto, todo el mundo musulmán, y particularmente Europa y el presidente Obama comparten esta loable inquietud. Naturalmente, todos saben que a pesar de las banderas palestinas bendecidas por las Naciones Unidas y el Vaticano, ni bien se proclame el Estado palestino, Hamás y Al Fatah van a matarse cordialmente entre ellos como hicieron provechosamente en Gaza en 2007.

Pero como dijo un anónimo diplomático europeo, representante dilecto del mundo islamizante: «Lo que el mundo necesita en estos momentos es precisamente otra guerra entre musulmanes, de las cuales existe una preocupante escasez. Una guerra entre palestinos podría llenar adecuadamente ese vacío».

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad, Islam, Israel, Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Exprésate, opina; esa es la idea, con una salvedad: si quieres trolear vé a otro lado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s